top of page
  • Fr. Tarcisio

¿Qué nos dice la Palabra de Dios este Domingo? 4 de Agosto


La vida del hombre no depende de la abundancia de los bienes que posea

Todos necesitamos las cosas imprescindibles para la vida, pero nuestra experiencia humana nos sigue recordando sin cesar lo que Jesús, hace mucho tiempo ya nos dijo en el evangelio: ¡El acumular riqueza no da la felicidad! La alegría de vivir no depende de graneros llenos o de cuentas bancarias. La calidad de vida y su alegría dependen más bien de la medida de nuestro amor a Dios y a los hermanos, y también de nuestro compartir generoso con los demás lo que el Señor nos ha regalado.

Esta reflexión la encontramos también en la primera lectura, (Ecl 1,2; 2,21-23): donde el Cohelet se pregunta: ¿Qué quedará al final de nuestra vida? Este texto bíblico nos recuerda que sólo posesiones y esfuerzos humanos no garantizan la felicidad.

¿Y entonces, hemos de despreocuparnos de las cosas materiales para pensar solamente en las del cielo? De ninguna manera, el buscar una vida digna para nuestra familia es un derecho y una obligación. Pero sin olvidar que, en esta vida, vamos de paso y que nuestro corazón, nuestros esfuerzos, todo nuestro ser, no puede estar enfocado únicamente en acumular cosas para nosotros mismos sin compartir. Recordemos que no es lo mismo vivir para trabajar que trabajar para vivir.

46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page