top of page
  • P. Tarcisio

DOMINGO XXII DEL TIEMPO ORDIANRIO. Reflexión de la Palabra de Dios.


La palabra de Dios de este domingo nos invita a reflexionar sobre las maneras de vivir la fe en Dios. Una forma de vivir nuestra fe puede ser desde lo exterior, en el cumplimiento de las normas externas, costumbres o tradiciones que rigen y guían las prácticas religiosas. La otra manera, es desde las convicciones más profundas, las que brotan del corazón, y que pueden llegar incluso a contradecir la forma externa de expresar y vivir la fe.

En el libro del Deuteronomio vemos cómo Moisés compromete al pueblo de Dios a vivir conforme a la ley, los mandamientos de Dios. Así corresponderán a la generosidad de Dios, que los liberó de la esclavitud y los llevó a la tierra de Canaán para que vivieran allí.

En la carta de Santiago también encontramos está exhortación a todos los cristianos: “Acepten dócilmente la palabra que ha sido sembrada en ustedes y es capaz de salvarlos. Pongan en práctica esa palabra y no se limiten a escucharla, engañándose a ustedes mismos”. Es decir, que la fe no consiste solamente en conocer los mandamientos de Dios, sino en practicarlos. Tampoco es suficiente cumplir las normas externas o las tradiciones religiosas si dichas prácticas no van acompañadas de la sinceridad que brota del corazón; de nada sirve ser cumplidores de la ley y las tradiciones si no se traducen en acciones concretas para bien de la comunidad y los hermanos.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page