top of page
  • P. Tarcisio

Estudio Bíblico. SALMO 65 (64) Señor, tú cuidas de la tierra

1. TIPO DE SALMO: Himnos de alabanza a Dios

El salmo 65 (64) es un himno a Dios por su misericordia, por su poder creador, por sus dones y cuidados en los campos.

2. LEER LA PALABRA.


Salmo 64, 10abcd. 10e-11. 12-13. 14

Señor, tú cuidas de la tierra, la riegas y la colmas de riqueza. Las nubes del Señor van por los campos, rebosantes de agua, como acequias.

Tú preparas las tierras para el trigo: riegas los surcos, aplanas los terrones, reblandeces el suelo con la lluvia, bendices los renuevos.

Tú coronas el año con tus bienes, tus senderos derraman abundancia, están verdes los pastos del desierto, las colinas con flores adornadas.

Los prados se visten de rebaños, de trigales los valles se engalanan. Todo aclama al Señor. Todo le canta.

¿Qué dice el texto?

En los primeros versículos resalta el tema histórico del perdón de los pecados y la acogida en Dios (cf. vv. 2-5); luego, se alude al tema cósmico de la acción de Dios con respecto a los mares y los montes (cf. vv. 6-9a); por último, y es la parte que cantamos como Salmo responsorial de la misa, se desarrolla la descripción de la primavera y el trabajo de cultivar la tierra (cf. vv. 9b-14): en los soleados y áridos campos de medio Oriente la lluvia de primavera es como una bendición que baja del cielo y trae vida a la tierra.

Dios creador bendice y cuida la tierra, es como un agricultor que hace crecer el grano, preparando la tierra, regando los surcos, aplanando los terrones, y revitalizando el suelo con el agua. La naturaleza se transforma en un ejemplo vivo de la bondad de Dios, que embellece la creación, con plantas, flores y animales…

3. MEDITAR LA PALABRA. ¿Esta lectura dice algo especial para ti?

La creación, nuestro mundo, es hermoso por sí mismo. La naturaleza, los animales, cada lugar y paisaje es digno de admirar con todo lo que contiene. Detrás de todo cuanto existe está el amor de Dios y su generosidad; Él nos ha regalado esta hermosa casa. Él hace todo lo posible para que se conserve así, hermosa y llena de vida. Y siguiendo su ejemplo, los seres humanos debemos empeñarnos más en cuidar y amar la creación. Hoy más que nunca sabemos de los riesgos que trae descuidar y destruir la naturaleza. No es solamente tarea de los países y sus gobernantes, cuidar la creación, es tarea de cada uno de nosotros, cuidando los recursos naturales, trabajando para tener ambientes más limpios que todos podamos disfrutar en el presente y las generaciones futuras.

4. ORAR CON LA PALABRA. ¿Qué le dices tú a Dios?

Gracias Señor,

por todo lo que nos has dado para vivir y admirar.


Tú coronas el año con tus bienes, tus senderos derraman abundancia, están verdes los pastos del desierto, las colinas con flores adornadas.

Los prados se visten de rebaños, de trigales los valles se engalanan. Todo aclama al Señor. Todo le canta.

5. CONTEMPLAR LA PALABRA. ¿Cómo cambia tu mirada?

Vale la pena admirar la creación, disfrutar de la lluvia, el sol, el viento, los paisajes. Sentirnos parte de esta creación divina, sentirnos responsables de cuidar la naturaleza y los eres vivos. Ayudar a que haya menos basura en nuestras calles, a ser conscientes que dependemos de los frutos de la tierra, porque somos parte de ella. Todos queremos tener una casa bonita, para vivir y disfrutar, pues la tierra es nuestra casa.

458 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page