top of page
  • sandraalvaradocsm

¿Qué nos dice la Palabra de Dios? Domingo 17 de Octubre


Seguir a Jesús requiere RENUNCIAR a muchas cosas. Entre estas cosas, el rechazo a la búsqueda del poder por el poder mismo, y el egoísmo humano de vivir una vida centrada en uno mismo.

Existe un dicho popular que dice: “el que tiene más…, quiere más.” Este dicho no está muy lejos de la realidad. El ser humano, por naturaleza, tiene como necesidad psicológica el deseo de sentir que tiene dominio y autoridad sobre otros. La historia de la humanidad así lo manifiesta y los medios de comunicación actuales nos informan constantemente acerca de personas que ocupando grandes puestos, ya sea en la empresa privada o el gobierno, se involucran en actos de corrupción. De igual modo, la explotación de los más ricos hacia las clase pobre o trabajadora es un hecho todavía presente. Parece que no basta con estar al frente y ser líder de una empresa o de un pueblo. La fama, el lujo, la comodidad y el dinero distraen el sano empleo y ejercicio del poder adquirido.

Inmediatamente después de que Jesús comparte con sus discípulos acerca de su pasión (Mc 10:32-34), llama la atención el comportamiento de los hijos de Zebedeo. Recordemos que a Pedro, Santiago y Juan se les conoce como el círculo íntimo de Jesús (9:2-8; 14:32-42). En el camino hacia Jerusalén, estos dos discípulos se le acercaron a Jesús con una petición llena de altos intereses personales. “Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte”. Cuando Jesús les preguntó qué era lo que querían, solicitaron que se les concediese sentarse uno a cada lado de Jesús en su gloria. En el mundo antiguo la derecha de un rey era el sitio de honor, y la izquierda el que le seguía en importancia. En otras palabras, estos dos personajes solicitan puestos y autoridad especiales.

Jesús les aseguró que ellos en verdad participarían de algo de sus aflicciones, pero no por ello tendrían lugares especiales en el Reino. Les indica que sentarse a la derecha e izquierda de su trono no le correspondía a Él concederlo. Sería dado a “aquellos para quienes está preparado”. La historia demuestra que los lugares importantes de servicio, y a menudo de honor, van para aquellos que se han preparado para ello más que para los que los han buscado egoístamente.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page