top of page
  • Fr. Martin

¿Qué nos dice la Palabra de Dios este Domingo?


El Evangelio de hoy parece que nos invita a poner en segundo lugar nuestras relaciones familiares para centrar nuestro amor exclusivamente en Jesucristo. Puede parecerlo, pero no es así. Jesús no pide que dejemos de amar a nuestros familiares, sino que el amor a Él debe estar en la cima, en lo más alto, en el lugar de honor de nuestro amor.

La salvación que Jesús ha venido a traernos es precisamente para fortalecer nuestras relaciones familiares, de tal modo que, por medio del amor a Cristo podremos verdaderamente amar a nuestra familia. Amar a nuestro propio padre, madre, hermanos, o hijos por medio de Cristo; es el mejor modo de llegar a amarlos plenamente, porque amando a Cristo, nos purificamos y mejoramos así nuestra capacidad de amar.

San Pablo nos ayuda a entender la calidad del amor a Cristo. El amor a Cristo significa una “incorporación” a su persona. Esto significa estar abiertos a las necesidades de los demás, perdonar cuando nos ofenden, evitar la venganza, el chisme y las ofensas. Naturalmente, hay muchos obstáculos para vivir así, pero tengamos confianza, Jesús, nos guía para crecer en nuestro amor.

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page