top of page
  • P. Tarcisio

Reflexión de la Palabra de Dios, Cuarto Domingo de Cuaresma, Marzo 19 2023


LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

En la primera lectura, el relato de la elección del rey David, el hijo de Jesé, nos dice claramente que las apariencias engañan. Samuel pensaba escoger al muchacho más alto, fuerte y bien parecido; sin embargo, Dios no quiere para su pueblo un buen rey sólo por fuera, en lo exterior, sino alguien de corazón fuerte y noble; porque “El hombre se guía por las apariencias, pero Dios se fija en el corazón de los hombres”.


Por otro lado, el milagro que nos relata el evangelio de Juan también aborda el tema de las apariencias; de la diferencia entre aquellos que tienen ojos y no ven y aquellos que sin poder ver entienden mejor. Jesús curó en Jerusalén a un ciego de nacimiento y esto provocó gran revuelo entre la gente y las autoridades; unos no lo podían creer, otros creyeron por el testimonio del ciego, pero las autoridades se negaron a creer en su testimonio. El hombre curado hizo un camino desde la oscuridad y la ignorancia hasta la luz; porque no conocía a Jesús, ni veía físicamente, pero conoció a Jesús, recuperó la vista y comenzó a dar testimonio público de aquel que lo había curado, reconociendo que Jesús era el Mesías.


Hay muchos tipos de ceguera: física, intelectual, espiritual. Casi todas pueden ser superadas, pero ese milagro lleva de por medio la pregunta que Jesús le hizo a aquel hombre que pedía limosna junto a una de las puertas del templo de Jerusalén: “¿Crees en el Hijo del hombre?... Él respondió: “Creo, Señor”.

P. Tarcisio

82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentáře


bottom of page