top of page
  • padreleogomez

REFLEXIÓN DE LA PALABRA DE DIOS, DOMIGO 25 DE JULIO


Esta semana la Carta a los Efesios, capta el espíritu de Pablo y su constante llamada a la unidad: Un solo cuerpo, espíritu, esperanza, fe, bautismo, y Dios de todo. Sin embargo, Pablo advierte, la verdadera unidad cristiana sólo puede lograrse al vivir tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor; con humildad, mansedumbre y paciencia. ¿Qué tan bien vivimos esta trinidad de virtudes Cristianas? Examina tus fortalezas y debilidades. ¿Qué puedes hacer para compartir tus dones espirituales y materiales con los demás para que ellos y tu mismo estén satisfechos.

Ellos iban a llevárselo para hacerle rey. Jesús estuvo a punto de ser el rey de los Judíos, el día en que alimentó a las multitudes. Pero ¿de qué serviría eso? Israel había tenido muchos reyes. Los Reyes nunca establecieron unidad en Israel, y los reyes resultaron no ser mesías como su llamada lo intentaba. Los reyes construyeron ciudades y templos, recaudaban impuestos, establecían ejércitos, peleaban batallas , regían en ocasiones, y preparaban a sus hijos a que los sucedieran.

Los reyes también traicionaban a su pueblo, hicieron coaliciones equivocadas, arreglaban matrimonios políticos para consolidar sus alianzas, permitían santuarios para acomodar las religión de sus esposas extranjeras, y llevaron a la nación a los brazos de Asiria, Babilonia, Persia, Grecia y Roma.

Así que cuando Jesús se da cuenta de que las multitudes están dispuestas a ponerle como rival de Herodes, en agradecimiento tal vez por un almuerzo gratis, Jesús se escapa. Él llevará una corona un día, de espinas. Lo van a proclamar rey un día, cuando sea sentenciado a la ejecución. Hasta entonces, él hará caso omiso de los honores mundanos. "El profeta que había de venir al mundo" no tiene necesidad de otros títulos.



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page