top of page
  • P. Martin

Reflexión de la Palabra de Dios, Domingo 12 de Marzo, Segundo domingo de Cuaresma


Lecturas Dominicales:

Ex 17, 3-7;

Rom 5, 1-2.5-8;

Jn 4, 5-42

El Evangelio nos presenta el encuentro de Jesús con una mujer samaritana. Está en camino con sus discípulos y se detienen ante un pozo en Samaria. Jesús está cansado, sediento. Una mujer viene a buscar agua y Él le pide: “Dame de beber”.


Jesús comienza un diálogo en el que revela a aquella mujer el misterio del agua viva, esto es, del Espíritu Santo. “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: ‘Dame de beber’, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva”.


En el centro de este diálogo está el agua. El agua para saciar la sed del cuerpo y tener vida. Y, el agua como símbolo de la gracia divina, da la vida eterna. Dios es la fuente del agua viva. Si nos alejamos de Él, nos morimos de sed. Cristo es el Templo donde brota el agua viva que nos purifica y nos sostiene.

P. Martin

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page