top of page
  • P. Martin

Reflexión de la Palabra de Dios, Domingo 24 de Octubre


Reflexionando en el milagro que Jesús realiza en el Evangelio, cada uno de nosotros puede reconocerse en el ciego Bartimeo. De alguna forma, todos tenemos nuestras propias cegueras, nuestras limitaciones, nuestras dependencias, que no permiten que seamos felices.

Podemos conformarnos con la resignación y continuar así nuestra vida como si Dios no estuviera a nuestro lado. Pero Jesús pasa hoy por nuestra vida y debemos tener el valor de dirigirnos a él y de expresarle nuestra necesidad sabiendo que el Señor escucha la angustia y el sufrimiento de nuestro corazón.

Quién sabe la cantidad de oportunidades que nos hemos perdido en nuestra vida por no haber sido capaces de vencer nuestros miedos y de dirigirnos a Cristo con fe. Pero hoy podemos acudir a Jesús y decirle nuestra necesidad. El Señor nos escucha, nos deja hablar y expresarnos. Escucha en tu corazón la voz de Jesús que te dice, “¿Qué quieres que haga por ti?”

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page