top of page
  • P. Martin

Reflexión de la Palabra de Dios, Domingo 25 de Septiembre 2022


Lecturas Dominicales: Am 6, 4-7;

1Tim 6, 11-16;

Lk 16, 19-31

El profeta Amós denuncia el consumismo centrado en el disfrute de los bienes materiales y, sobre todo, el olvido y el desprecio de los que sufren. Los que viven en lujos fácilmente pueden desentenderse del sufrimiento ajeno. Por eso, advierte el profeta, los que así actúan acabarán padeciendo una suerte similar a la de los que han despreciado.

San Pablo exhorta a su discípulo Timoteo a comportarse como un hombre de Dios, y enumera las cualidades que debe tener: justicia, piedad, fe, amor, paciencia, delicadeza. Jesucristo es el camino que nos lleva a una vida plena, a una vida de total comunión con Dios y con los hermanos.

Frecuentemente los excesos nos hacen egoístas, nos ciegan para percibir las necesidades de los demás. El mayor pecado del hombre rico es su insensibilidad, su ceguera para ver la necesidad de Lázaro, quien, a la puerta de su casa, ansiaba saciarse con las migas de su mesa, pero nunca recibió compasión.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page