top of page
  • Fr. Leo

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA. Reflexión de la Palabra de Dios.

"Bienaventurados los que no han visto y han creído."



Las lecturas de esta semana nos recuerdan que el tiempo de Pascua es en referencia a la celebración de la RESSURRECCION de Jesús, y de que tenemos que hacer algo al respecto. Las lecturas están llenas de mensajes sobre la LLAMADA y el EVIO A LA MISION.

El libro de los Hechos habla de cómo "con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús."


La primera carta de Juan manda a los hijos de Dios a amar.

Y en el evangelio, Jesús envía a sus discípulos con su Espíritu a un ministerio de misericordia.


Cuando la gente lee o escucha esta historia de Jesús, tienden a centrarse en el personaje de Tomás y su relación con los demás discípulos y con Cristo mismo. Para algunos Tomás es el único que se atrevió a dudar, mientras que para otros es un héroe de la fe por mantenerse en su papel y creer sólo hasta después de haber visto, tocado y oído al Señor.


El último punto de la historia, sin embargo, se dirige a su audiencia futura: Que los futuros creyentes, que no son capaces de decir que han "visto al Señor" o tocar sus heridas de la misma manera que los discípulos, son igualmente bendecidos; ellos también "creen que Jesús es el Cristo", a pesar de no verlo ni tocarlo. Jesús "nos envía" a todos con el mismo Espíritu con el que envió al equipo inicial y original de los apóstoles. Incluso el poder de perdonar es para la iglesia entera, el "los envío" y el "a los que le perdonen sus pecados" es dirigido para toda la comunidad entera. La llamada de fe siempre ha sido un gran privilegio y una responsabilidad muy grande también.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page