top of page
  • P. Martin

TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. Reflexión de la Palabra de Dios.


Hoy el Evangelio nos lleva al inicio de la actividad pública de Jesús y nos expresa el contenido esencial del mensaje del Señor que es la cercanía del Reino y la llamada a la conversión. Esta actividad comienza precisamente cuando arrestaron a Juan el Bautista. Cristo invita a sus primeros discípulos para formar el nuevo pueblo de Dios. Con Jesús empieza un tiempo nuevo.

La gran novedad es que el Reino de Dios es una “buena noticia”. Además, esta buena noticia no es una promesa futura, más bien “el tiempo se ha cumplido” y el Reino se hace presente. Jesús mismo es la buena noticia, de que Dios reina, de que está ya entre nosotros y es posible encontrarse con Él. Jesús nos llama y nos invita a ser sus discípulos.

Lo importante de esta noticia es que esa presencia de Cristo y esa posibilidad de encontrarse con Él, no está reservada a unas pocas personas, se trata de una presencia divina accesible a todos. Es el mismo Jesús la puerta de entrada a su Reino. Es posible ingresar en ese Reino y vivir de acuerdo con lo que Dios nos pide porque Jesús mismo está en medio de nosotros, Él está aquí.


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page