top of page
  • P. Martin

El Ministerio de Acólitos


La palabra acólito viene del griego y significa "el que sigue o acompaña". Es propio de él cuidar el servicio del altar, asistir al sacerdote en la celebración de la Misa. Estas funciones las ejercerá más dignamente al participar con piedad en la Sagrada Eucaristía, alimentándose de ella y adquiriendo un más profundo conocimiento de esta.

El acólito debe aprender todo aquello que pertenece a la Santa Misa y tratar de captar su sentido íntimo y espiritual; de forma que se ofrezca a sí mismo a Dios, siendo para todos un ejemplo de seriedad y devoción en la Catedral y, además, con sincero amor, se sienta cercano al Pueblo de Dios, especialmente a los necesitados y enfermos.

Las funciones que el acólito puede realizar son: Llevar la Cruz, sostener los cirios, llevar al altar el cáliz, el pan, el vino y el agua. Si se utiliza el incienso, le entrega el incensario al sacerdote. Al terminar la misa juntamente con el sacerdote regresa procesionalmente de la misma manera y orden con el que vinieron.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page