top of page
  • P. Martin

DOMINGO DE RAMOS. Reflexión de la Palabra de Dios.


Lecturas Dominicales: Is 50, 4-7; Flp 2, 6-11; Lc 22,14-23,56


Hoy celebramos la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, “domingo de Ramos”; El Señor es aclamado como el verdadero Mesías enviado por Dios. Las lecturas nos recuerdan que Jesús es un Rey que toma sobre sí el sufrimiento humano, y se hace compañero de todos los que sufren, para que sientan la ayuda de Dios.


San Pablo nos explica que Jesús es el Cristo que ha renunciado voluntariamente a su gloria para compartir, en todo, nuestra condición humana. Aunque Jesús nos avisa de que hemos de prepararnos para afrontar luchas y contradicciones, nos exhorta también a usar únicamente las armas de la justicia y del bien.


En el momento del prendimiento Jesús prohíbe la violencia e, incluso, hace el bien a quienes le arrestan, curando al que fue herido a espada. Jesús tiene el poder de curar a aquellos que han sido heridos por el miedo, la ira, la debilidad o el pecado de sus propios discípulos. “¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las Alturas!”

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page