top of page
  • P. Martin

La limosna en tiempo de Cuaresma




La limosna es dar de corazón. Es dar de lo que tenemos; es compartir nuestro pan. La limosna, el ayuno, y la oración y tal como los presenta Jesús, son la expresión de nuestra conversión. La limosna nos permitirá vivir una caridad eficaz. La limosna es dinero o bienes que se dan a los pobres, u otros actos de caridad que se realizan para ellos.

 

El Catecismo de la Iglesia Católica, nos dice que la limosna es “un testimonio de caridad fraterna” y “una práctica de justicia que agrada a Dios” (n. 2462). La limosna, junto con la oración y el ayuno, forma parte fundamental de la Cuaresma. Dar limosna es compartir con el “Cristo sufriente” presente en nuestros hermanos más necesitados.

 

La limosna fluye de la oración y del ayuno. Cuando nos abrimos a los demás y reflexionamos sobre las necesidades del mundo, entonces descubrimos cómo Dios nos llama a satisfacer esas necesidades al compartir lo que tenemos. En la oración, descubrimos que es importante velar por las necesidades de los demás.

P. Martin

 

37 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page