top of page
  • P. Tarcisio

Santo Tomás, Apóstol


El 3 de julio celebramos la fiesta de Santo Tomás Apóstol.

Él formó parte del grupo de los doce apóstoles de Jesús y, aunque aparece en pocas ocasiones en los evangelios, se volvió célebre por su carácter desconfiado y por su resistencia a creer en Jesús resucitado, tal y como lo describe el evangelio de Juan en el relato de las apariciones:

"Si no veo en sus manos la señal de los clavos y si no meto mi dedo en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré".

Sin embargo, pasando por esos momentos de duda e incredulidad, fue capaz de superarse y afianzar su fe en Cristo. Y ésta es la enseñanza que nos deja:

“Tú has creído porque me has visto. Dichos los que han creído sin haber visto”.

Santo Tomás nos enseña que, aunque hay ciertos momentos de nuestra vida en que la fe es sometida a la prueba por medio del dolor, la ignorancia, la incomprensión, las dificultades, etc. Pero no hay que dejarnos vencer por la duda, ni tampoco hay que asustarnos; por el contrario, hay que buscar las respuestas que hacen fuerte nuestra fe.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page