top of page
  • P. Claudio

Cuaresma, Tiempo propicio para Orar




Cuando oramos, Dios va cambiando nuestro corazón, lo hace más limpio, más comprensivo, más generoso, va transformando nuestras actitudes negativas y creando en nosotros un corazón nuevo y lleno de caridad.

 

La oración genera amor. Nos induce a la conversión interior. La oración nos lleva a hacer obras buenas por Dios y por el prójimo. En la oración recobramos la fuerza para salir victoriosos de las asechanzas y tentaciones del mundo y, por supuesto, del demonio.

 

 Cristo nos invita y nos lleva a imitarle en esta cuaresma. El, antes de comenzar su misión salvadora, se retiró al desierto cuarenta días y cuarenta noches. Allí vivió su propia Cuaresma, orando a su Padre, ayunando…y después, salió por nuestro mundo repartiendo su amor, su compasión, su ternura y su perdón.

P. Claudio

 

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page