top of page
  • padreleogomez

¿Por que nos confesamos con un Sacerdote?


Cuando Jesús resucito y se apareció a sus discípulos, les deseo la paz, sopló sobre ellos, y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonen los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengan, les quedan retenidos” (Jn 20, 22-23). De este pasaje quiero que notemos tres cosas:

a) El gesto de Jesús de soplar es muy significativo. Recordemos que Dios sopló el aliento de vida en las narices del primer hombre. (Gen 2, 7). Aquí esta instituyendo un sacramento que también dará nueva vida, en este caso el alma del pecador, al serle perdonado su pecado.

b) Jesús pudo enviar a sus discípulos e invitar a la gente a confesarse directamente con Dios, pero no hizo eso.

c) El señor les dio a sus discípulos el poder de perdonar, en su nombre, los pecados, pero no les dio el poder de adivinarlos, por lo que resulta evidente que quien deseaba obtener el perdón, debía confesarlos. Ese pasaje bíblico muestra el momento en que Jesús mismo instituyo el Sacramento de la confesión. Ma adelante, San Pablo afirma: “Dios… nos reconcilió consigo por Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación” (2 Cor. 5, 18).

El acudir a confesarse con un sacerdote, permite experimentar el extraordinario alivio de reconocer humildemente y confesar lo que estuvo mal; desahogarse con otro ser humano del que se puede estar seguro que no contará lo que oyó en la Confesión; recibir consejo; una penitencia que ayude a expiar la culpa, y gracia de Dios que fortalece para no caer en lo mismo. Recordemos que quien acude al Sacramento de la Reconciliación se está confesando con Dios… El Sacerdote simplemente es un mediador.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page