top of page
  • sandraalvaradocsm

¿Que todos sean uno en Cristo?


La semana de Oración por la unidad de los cristianos, trata de un tiempo donde todos los creyentes en Cristo se unen para orar en comunión, para orar con un solo fin, “Que todos sean uno en Cristo Jesús”. Sin embargo, tal vez no hayamos escuchado sobre esta semana de oración por la Unidad de los cristianos, porque tristemente no se le da tanta publicidad en la Iglesia, siendo que es algo importante en nuestra vida de creyentes


Esta oración de unidad de todos los cristianos, de todos los bautizados, es lo que Cristo quiere “Que todos sean una sola cosa” “Un solo Señor, una sola Fe”. Se lleva a cabo del 18 al 25 de Enero, porque es una fecha que está entre la fiesta de San Pedro y San Pablo. Es un tiempo de reflexión, para darnos cuenta de que el nombre de Jesús es signo de unidad, no de divisiones, como tristemente a lo largo de los años se ha desarrollado.


Como dice San Pablo en su primera carta a los Corintios: “Me han informado que hay discordias entre ustedes. Me refiero a que cada uno de ustedes anda diciendo: ‘Yo soy de Pablo’, ‘yo en cambio soy de Apolo’, ‘yo de Cefas’, y ‘yo de Cristo’” (1 Cor, 1,12), no se trata de eso, de ver a qué iglesia sigo o a qué padre sigo o es mejor, sino que todos somos uno en Cristo, y estamos invitados a orar todos los días, para que las divisiones terminen, y dejemos de buscar lo que nos aleja y nos concentremos en vivir en plenitud, aquello que nos une.


Y como nos dice el tema de este año: “Permanezcan en mi amor y darán fruto en abundancia” cfr. Juan 15, 5-9, es la reflexión que se nos invita a realizar, permanecer en Dios, y dar los frutos que vienen de él, que son: el amor, la paz, la misericordia, el perdón, etc…


Y tú, como cristiano, como creyente, ¿eres signo de unidad? ¿Trabajas para la unidad de tu comunidad, de tu parroquia de tu grupo?


Oración

Dios, Padre nuestro, Tú nos revelas tu amor en Cristo y a través de nuestros hermanos y hermanas. Abre nuestros corazones para que podamos aceptarnos con nuestras diferencias y vivir reconciliados. Concédenos vivir unidos en un solo cuerpo, para que se manifieste el regalo de nuestra propia persona. Que juntos seamos un reflejo de Cristo vivo. Amén


Sandra Alvarado

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page